Irremediablemente humana: El Cetro de Sor Juana